17 julio, 2012

Memorias de un amigo imaginario, de Matthew Dicks.

TÍTULO: Memorias de un amigo imaginario.
TÍTULO ORIGINAL: Memoirs of an imaginary friend.
AUTOR/A: Matthew Dicks
 TRADUCCIÓN: Victoria Alonso Blanco
EDITORIAL: Nube de tinta
EDICIÓN: Junio, 2012 [1ª ed.]
PRECIO: 16.95
Nº DE PÁGINAS: 428 pgs.

SINOPSIS:
Max solo tiene 8 años y no es como los demás niños. Él vive para adentro y cuanto menos le molesten, mucho mejor. No le gustan los cambios, las sorpresas, los ruidos, que lo toquen y que le hagan hablar por hablar. Si alguien le preguntara cuándo es más feliz, seguro que diría que jugando con sus legos planeando batallas entre ejércitos enemigos. Max no tiene amigos, porque nadie lo entiende y todos, hasta los profesores y sus propios padres, quieren que sea de otra manera. Solo me tiene a mí, que soy su amigo desde hace cinco años. Ahora sé que Max corre peligro y solo yo lo puedo ayudar. El problema es que Max es el único que puede verme y oírme. Tengo mucho miedo por él, pero sobre todo por mí. Los padres de Max dicen que soy un "amigo imaginario". Espero que a estas alturas tengas claro que no soy imaginario.

- OPINIÓN PERSONAL -
RESEÑA SIN SPOILERS. Si los hay, estarán debidamente indicados.

"- Puede que todos seamos el demonio de alguien [...] Incluso tú y yo."

Unos meses atrás nació un sello llamado Nube de tinta con la intención de hacernos, con sus historias, sonreir y llorar. Una de ellas es Memorias de un amigo imaginario que, ya sólo con el título, podemos hacernos una idea de la originalidad con que nos es contada esta novela. Matthew Dicks es listo, sí, porque ha utilizado este recurso para poder contar lo que le ocurre a un niño de ocho años desde otra perspectiva. Es decir, está escrito en primera persona y contado desde el punto de vista de Budo, el amigo imaginario pero, por otra parte, no hay que olvidar que Budo forma parte de ese niño especial llamado Max. Hasta que poco a poco el lector irá dándose cuenta de que Budo, un personaje incorpóreo e invisible para todos, tiene personalidad y unas inquietudes propias y, lo que es más importante, tiene una moral propia; sabe lo que está bien y lo que no, lo que debe o no debe hacer. Pero Budo se encuentra en las profundidades de Max, sus emociones y sentimientos son el reflejo de los de este.

Sin duda, Budo y Max son los grandes protagonistas de esta historia. Ellos nos acercan a temas como la dificultad que se esconde en aceptar a las personas tal y cómo son, a pesar de ser tremendamente especiales, en la fuerza y la valentía que hay detrás de los actos del día a día y en el tema del miedo a la muerte y de qué nos espera después de ella. Esto último es algo sobre lo que este libro me ha hecho pensar, casi sin darme cuenta. Así, Budo va aprendiendo a lo largo de su aventura, que es un ser imaginario y que, como tal, morirá. Pero este miedo, no hay que olvidar, que es el puro reflejo del miedo de Max a quedarse sólo frente a la vida, sin ese amigo que es capaz de hacer cosas que él no puede.
A pesar de que durante la novela hay momentos graciosos, yo me he sentido prisionera de un ambiente de ansiedad y agobio pues, viendo lo diferente que era Max, he terminado por ponerme en su situación y he pensado que, a veces, no nos damos cuenta de que este tipo de gente nos rodea, personas que viven presa de sus manías y de su propia mente. El autor ha conseguido lo que creo que se proponía: sensibilizarnos del sufrimiento de este tipo de personas, para las que levantarse de la cama es ya un reto.

"- Es muy extraño ser un amigo imaginario. No te asfixias, ni enfermas, ni te rompes la cabeza de una caída y tampoco pillas neumonías. Lo único que puede matarte es que una persona no crea en ti. Y eso es más frecuente que todas las asfixias, caídas y neumonías juntas."


Ya he hablado de Budo, pero Max es un personaje asombroso, al que le fui cogiendo cariño a medida que entendía la lucha interna que se producía cada día, cada hora, cada minuto. Este niño de ocho años vive encerrado en su mundo interior y su única vía de escape es Budo. Si no le tuviese, explotaría. Con su portentosa imaginación crea un mundo interno al que no puede acceder nadie, pero del que tampoco él mismo pude salir.

Al estar escrito en primera persona, Dicks le ha dado un toque infantil a la hora de escribir, de expresarse. Como recurso es perfecto para la situación pues es un niño el narrador de esta historia, sin embargo, las frases cortas y algo repetitivas de Budo me han resultado un poco... pesadas. Aunque de vez en cuando nos encontramos con frases y razonamientos increíbles. Así, el ritmo es algo lento hasta pasada la mitad de la novela llegando al punto de que podrían sobrar algunas páginas sobre los paseos detectivescos de Budo. A pesar de esto, la historia da un giro inesperado que nos llevará hacia un final trepidante, lleno de tensión y acción, y que cambiará la idea que tenemos sobre el libro. Eso sí, el epílogo me ha dejado absolutamente descolocada. Para los que lo hayan leído, ¿alguien tiene alguna teoría razonable, no como las mías?

- [...] Max no se parece a ninguna otra persona del mundo. Los niños se burlan de él porque es diferente. Su madre quiere convertirlo en un niño distinto y su padre lo trata como si no fuera como es. Incluso los maestros lo tratan de un modo especial, y no siempre muy bien. Incluida la señorita Gosk. Es la maestra perfecta pero lo trata de un modo especial. Nadie trata a Max como si fuera un niño normal, pero todo el mundo quiere que sea normal, nadie quiere que sea como es. Y, pese a todo, Max se levanta de la cama cada mañana para ir al colegio y al parque, e incluso a la parada del autocar.
-¿Y eso es ser valiente? [...]
-¡Supervaliente! [...] Para salir de casa cada día y ser tú mismo cuando a nadie le gusta como eres hay que ser supervaliente. Yo nunca podría ser tan valiente como Max.

Me ha gustado, eso está claro. Aunque esperaba algo diferente de esta novela en un principio, más adelante he ido dándome cuenta de lo que esconde y ha sido una grata sorpresa. Pensaba que se profundizaría algo más en la enfermedad de Max y en el hecho de por qué tiene un amigo imaginario tan real. Por otro lado, en lo que se ha profundizado es en cómo el mundo trata a personas como Max, en cómo el mundo no está preparado para personas como Max. Esto me ha parecido fascinante y por ello repito, me ha gustado muchísimo esta preciosa historia sobre el viaje que Max y Budo hacen juntos, de la mano, hacia lo que para uno es la vida y para el otro es la muerte, respectivamente. En este viaje, Budo aprenderá a confiar en Max o, lo que es lo mismo, Max aprenderá a confiar en sí mismo. 

CONCLUSIÓN
Memorias de un amigo imaginario nos invita a reflexionar sobre esas personas distintas, esos "bichos raros" que esconden maravillas en su interior. Algo lento en un principio, pero con un final, aunque no sorprendente, sí emotivo y repleto de acción. Leedlo, porque Max y los niños como él se merecen que el mundo empiece a comprenderles.

14 comentarios:

  1. La verdad es que tanto yo cómo mi hermana estamos enamoradas de este libro. Y las reseñas que he leído lo pintan muy bien, aunque la tuya tenga algunos peros. Igualmente, seguro que lo compro y lo leo. A ver que me parece a mi.
    Muy buena reseña:) ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Este libro tiene toda la pinta de ser un libro precioso e intuyo que Budo y Max me van a encantar, estoy deseando leer algo más de ellos :)

    Un besito♥

    ResponderEliminar
  3. Tiene muy buena pinta, lo voy a leer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Cómo deseo leer este libro. Estoy casi desquiciada por tenerlo en mis manos. La primera vez que lo vi no leí ni sinopsis ni reseñas, pero ya el simple título me atrapó. Lo quiero.

    Buena reseña ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. :O Que linda reseña. He visto muy buenas críticas de los libros de este nuevo sello de RHM y no dudo en que los libros sean buenos, lindos y emotivos. Me encanta que la reseña tenga muchos colores e imágenes :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué ganas tengo de leer este libro, tiene muy buena pinta y todas las opiniones que he visto coinciden en recomendarlo
    besos

    ResponderEliminar
  7. Tiene buena pinta, la verdad, me ha entrado curiosidad!!
    besos:)

    te sigo

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    He estado mirando tu blog y la verdad es que me gusta bastante (felicidades por el diseño, es sencillamente precioso*_*) así que ya tienes a tu seguidora 110 ^^
    El libro tiene buena pinta :)
    Gracias por tu reseña.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! :)Yo justo me había pasado por tu blog hace nada y te había dejado algun comentario y creí que le había dado a seguir, pero acabo de meterme otra vez y he visto que no! Ya está arreglado :D

      Eliminar
  9. Tiene muy buena pinta el título. Un título curioso dicho sea de paso, me lo voy a apuntar.
    Tienes un estupendo blog, me quedo por aquí.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Oh el libro me parece que tiene super buena pinta! si a mi pais llegara >.<

    ResponderEliminar
  11. Pues estuve MUY MUY cerca de comprar este libro. Tanto que llegué a la caja y no me funcionó la tarjeta. Tuve otra oportunidad para adquirirlo pero me dije a mí mismo que sería de estos libros juveniles que te atraen por la portada y un título originales. Me has convencido: voy a por él
    Muchas gracias por la reseña y te sigo porque me encanta tu blog. Me iré pasando
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Anónimo24.7.12

    Hola! yo ya me lo he leído y la verdad es que el libro, como dice este blog, peca en su primera mitad de un ritmo lento y aburrido pero en la segunda parte del mismo es cuando no se puede dejar de leer. El final, aunque es cierto que desborda de previsibilidad, no deja de provocar emociones diferentes incluyendo alguna que otra lagrima. Mi opinión, recomendadísimo.

    ResponderEliminar
  13. desesperada6.8.12

    No entiendo el final! X favor k alguuien me lo explique

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.