10 octubre, 2012

Reseña: El dios de las pequeñas cosas.

♠ TÍTULO: El dios de las pequeñas cosas
♠ TÍTULO ORIGINAL: The God of small things
♠ AUTOR/A: Arundhati Roy
♠ TRADUCCIÓN: Cecilia Cerani y Txaro Santoro
♠ EDITORIAL: Anagrama
♠ Nº DE PÁGINAS: 382 pags.

Ésta es la historia de tres generaciones de una familia de la región de Kerala, en el sur de la India, que se desperdiga por el mundo y se reencuentra en su tierra natal. Una historia que es muchas historias. La de la niña inglesa Sophie Moll que se ahogó en un río y cuya muerte accidental marcó para siempre las vidas de quienes se vieron implicados. La de dos gemelos Estha y Rahel que vivieron veintitrés años separados. La de Ammu, la madre de los gemelos, y sus furtivos amores adúlteros. La del hermano de Ammu, marxista educado en Oxford y divorciado de una mujer inglesa. La de los abuelos, que en su juventud cultivaron la entomología y las pasiones prohibidas. Ésta es la historia de una familia que vive en unos tiempos convulsos en los que todo puede cambiar en un día y en un país cuyas esencias parecen eternas. 
RESEÑA SIN SPOILERS. Si los hay, estarán debídamente indicados. 


"Sólo que, una vez más, transgredieron las Leyes del Amor. Que establecen a quién debe quererse. Y cómo. Y cuánto."

Impresionada. Así es como estoy después de leer esta novela. La describiría como un tsunami; un tsunami de conocimiento que nos pega en la cara una y otra vez con cada palabra, frase, punto y coma. La historia que nos cuenta la autora es simplemente arrolladora. Una de esas historias que despierta un sentimiento de "lucha por lo que quieres". Llevaba con esta novela como un mes porque no me enganchaba. Y es cierto, no engancha (excepto en las últimas 100 páginas) pero es absolutamente buenísima. 

La autora, Arundhati Roy.
Arundhati Roy define esta novela como semi-autobiográfica y juro que quiero conocer a esta mujer. Primero, por las vivencias que ha tenido y que estoy segura de que las llevará escritas en los ojos y segundo porque escribe como una diosa. Descripciones asombrosas que transportan hasta el más mínimo detalle de forma nítida a tu cabeza, comparaciones y metáforas de una belleza absoluta. La India queda plasmada en el papel como si de un cuadro se tratara y tu descompones esa imagen mental que tenías en tu cabeza de lo que era la India y lo vuelves a construir con cada árbol, cada río, cada canto de pájaro y cada lloro de un niño. Pero no sólo queda descrita físicamente sino también economica, religiosa y políticamente.

"Crecerían tratando de encontrar maneras de convivir con lo que había sucedido. Intentarían convencerse de que, considerado en términos del tiempo geológico, no había sido más que un hecho insignificante. Apenas un pestañeo de los ojos de la Señora Tierra. Que habían sucedido Cosas Peores. Que seguían sucediendo Cosas Peores. Pero no encontrarían ningún consuelo al pensarlo."

Sin duda, Arundhati Roy sabe hablar de sentimientos porque estos se encuentran a lo largo de toda la novela como un personaje más y las relaciones humanas son tan bien expresadas en el papel que emociona.Y, ¿cual es el personaje principal? Pues el dolor. Sí, señores. Porque para mí este libro es, entre muchas otras cosas, una tragedia humana. Infinita, eterna, intemporal y universal. Es un grito a la injusticia, la soledad, la felicidad, la esperanza, el anhelo, la desesperación, la fé en uno mismo y el valor del tiempo para dejar sanar las heridas o dejar que se pudran y se hagan mas grandes. Implícitamente, se tratan temas como el maltrato a la mujer, las diferentes clases sociales, la pobreza que esto conlleva, la esclavitud y el hecho de que todos, absolutamente todos los personajes están aprisionados entre sus propias rejas y sólo algunos tienen la llave para salir de ellas. La cuestión es si sabrán encontrarla o si tendrán el valor para hacerlo. Lo mejor es que Roy trata estos temas no de forma abstracta sino concreta, parándose en explicarnos la vida de cada persona y porqué es así, analizando de una forma poética la personalidad de cada uno de ellos. Para ello, utiliza de una forma magistral el tiempo, pasando del presente al pasado y del pasado al presente como quien pasea por su casa. Así, nos va descubriendo toda una historia hecha de historias, y conocemos a los personajes intimamente.

Estha y Rahel, hermanos y protagonistas.
Me he quedado tan enamorada de esta novela que no puedo expresar cuanto me gustaría que la leyerais. El ritmo es lento, porque la historia lo requiere así que no resulta pesado. Se va cociendo a fuego lento hasta el último momento y así lo disfrutas mucho, muchísimo más. Con esta novela he podido darme cuenta de que cuando buscamos la felicidad no siempre la encontramos, es más, hay pocas posibilidades de hacerlo cuando vives en la India o en cualquier otro "país tercermundista". (¡¿Acaso nadie se ha dado cuenta de que no vamos bien cuando catalogamos nuestro mundo según zonas pobres o ricas y lo aceptamos de forma tan tranquila?!) Pero, que si queremos encontrarla hay que correr un riesgo enorme. Y no siempre sale bien.

Una absoluta maravilla que me alegro de haber leído. Personajes perfilados hasta el más mínimo detalle, una prosa absolutamente personal y mágica y una historia compleja, triste, realista, que duele pero profundamente preciosa. Si algo me ha enseñado esta novela es que las pequeñas cosas cuentan mucho y las grandes son las que se guardan dentro.

4 comentarios:

  1. La literatura india siempre me ha estremecido por su profundidad, su dureza, su dulzura y su delicadeza. Es un gusto que Anagrama apueste por libritos así ;).

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. La tengo anotada porque me gustan mucho estas historias de familias y ahora me has dejado con unas ganas inmensas de leerla ya mismo
    besos

    ResponderEliminar
  3. Que interesante tiene que estar

    ResponderEliminar
  4. Esta es una de mis novelas favoritas. Me tocó en su día el corazón.

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.