16 junio, 2013

La huida, Emma Pass.

TÍTULO: La huida
TÍTULO ORIGINAL: Acid
AUTOR/A: Emma Pass
TRADUCCIÓN:  Verónica Canales Medina
EDITORIAL: Montena
428 págs.
Goodreads

Es sabido por todos que las distopías son el "último grito" en la literatura para jóvenes.Y yo, como gran fan de ellas, dejé de leerlas hace algún tiempo cuando vi que en las estanterías de las tiendas se apilaban, una tras otra, portadas e historias idénticas entre sí. No quise quedarme con un mal recuerdo de lo que, para mí, había sido un gran descubrimiento. Como todos los grandes descubrimientos, este comenzó a ser explotado y decidí ver todo el proceso desde lejos. Me gustaría decir que, con La huida, me he reconciliado totalmente con las distopías pero, por desgracia, no creo que haya sido así.

Tras una portada, he de decir, algo feucha se esconde la historia de Jenna Strong/Mia Richardson/Jessica Stone, una chica de diecisiete años encerrada en prisión por cometer el asesinato de sus padres. Así es como Emma Pass da comienzo a esta novela presentando una dictadura futurista que no anda tan lejos de la realidad de muchas personas para las que leer este libro no supondría ningún tipo de evasión. Quizá las únicas diferencias serían cosas como las pistolas laser, la "realineación cognitiva" - vamos, borrarte la memoria - o una extrema cirugía estética que dejaría contenta hasta a la más exigente. Sin embargo, la represión, la falta de libertad y de conocimiento, la ausencia de criterio propio y la alienación son ingredientes esenciales de cualquier régimen dictatorial y, es por eso que, en la novela de Emma Pass, no podía faltar ninguno de ellos. 

"Es ilegal que cualquier persona, de cualquier edad, emparejada o no, mantenga relaciones íntimas de cualquier índole con una persona de su mismo sexo. Cualquier ciudadano que cometa este delito será encarcelado de inmediato sin derecho a juicio (...) Empecé a preguntarme qué tenía de malo aquello. ¿Por qué no podía elegir cada uno con quién se emparejaba, ya fuera con alguien del otro sexo o del mismo? ¿A quién iba a hacer daño exáctamente?"

Me ha parecido estupendo y, sinceramente, necesario que no haya ningún tipo de tapujo a la hora de tratar temas como la sexualidad, las drogas, la manipulación de la prensa, la inmigración, el terrorismo, el matrimonio de conveniencia o la pena de muerte. En definitiva, tabúes cubiertos por tela de hilo grueso y prejuicioso que, finalmente, se han descubierto a base de una buena dosis de palabrotas que ya hacían falta en la literatura juvenil, coño. Es cierto que no nos encontramos ante grandes digresiones de la protagonista pues es, más bien, un libro de acción y aventuras, pero se agradece que esos temas no pasen desapercibidos y que, dentro de que es una novela de ficción, la injusticia social se vea reflejada en temas actuales y reales. 

Si bien es verdad que a nuestra protagonista le importa muy poco la injusticia social, no sé si este hecho debería tomarlo como algo bueno - pues siempre será más realista que a una chica de diecisiete años le interesen más sus problemas personales que salvar a todo su país - o como algo malo. Sin embargo, ahora vienen los puntos flojos y es que, a parte de ella - una badass de los pies a la cabeza -, el resto de personajes están bastante desenfocados, desdibujados, sin matices - como queráis decirlo-. Esto se ve reflejado en la historia de amor que, aunque se puede salvar, no ha conseguido atraerme prácticamente nada por no estar suficientemente estructurada. 

Emma Pass ha conseguido sorprenderme en alguno de los giros que toma esta historia, principalmente en ese gran boom- que, por supuesto, no contaré - con el que se destapa todo el asunto y que realmente me gustó mucho. Sin embargo, creo que, por su forma de escribir, ha perdido grandes ocasiones de sobrecoger al lector. La forma de contarlo da lugar a que la escena pierda fuerza por todos lados y, lo que podía haber sido emocionante pasa a ser predecible. Qué pena, porque imaginación no le faltaba.

Gracias a Montena  e Ingenio de Comunicación  por el envío del ejemplar.

7 comentarios:

  1. A mí la portada no me resulta fea del todo por otra parte lo de las armas futuristas mola bastante ^^. Luego lo de hablar sin tapujos me parece bien pero que no te guste su forma de escribir uff eso, eso si que no me gusta nada.

    ResponderEliminar
  2. Este libro me llamó la atención por su portada (a mi me gusta). Después de leer tu reseña la verdad es que no se que hacer, por un lado el argumento me llama y lo de que los temas tabú se traten con normalidad me gusta. Aunque eso que comentas del resto de personajes que no están bien marcadas sus personalidades, etc no me hace gracia.
    En fin ya veré que hago. De todas maneras ahora mismo tengo muchos pendientes.
    Gracias por la reseña.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. mmm, la verdad que suena bien, aunque como has dicho al principio ahora hay muchas distopías y la verdad que tengo otras cuantas pendientes por leer.
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Aún no me he adentrado en el género de las distopías, aunque creo que este verano intentaré empezar con Los Juegos del Hambre, y tendré en cuenta este título para distopías posteriores si sigo adentrándome en dicho género.

    Un abrazo XXL

    ResponderEliminar
  5. Me voy a animar a leerlo, sin dudarlo, me habéis convencido entre tú y Beleth :D a pesar de todo lo que dices, que me hace ir con pies de plomo :)

    ResponderEliminar
  6. Uff... yo estoy ahora dejando un poco de lado las distopías y descansando algo del género... ¡gracias por la reseña! Este libro no me llama demasiado... y si es algo predecible, aún menos...
    ¡un beso! <33

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantando tu reseña! La tengo que leer :D

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.