07 octubre, 2013

Tokio Blues, Haruki Murakami




Cuando nos referimos a Tokio Blues solemos omitir la segunda parte del título: Norwegian Wood, pero es esta parte la que lleva el peso del libro. La canción de los Beatles rompe el inquietante silencio que se extiende por la mente del lector cuando Watanabe, en aquel avión europeo, recuerda los años pasados sin saber muy bien si fueron más o menos felices que aquellos que llegaron después. A partir de este momento todos sabemos, lector y personaje, que en cuanto surgen las primeras notas de esta melodía una escena importante se avecina. Y, efectivamente, ésta se queda grabada a fuego para siempre en nuestra mente. De esta forma, tanto Watanabe como yo - y como cualquier otro lector, ya sea despistado o atento - queda atrapado en la melodía, en las páginas y, al fin y al cabo, en las manos de Murakami.

Las noches de lluvia fría, las cuerdas de la guitarra, las conversaciones en susurros, las sonatas de Bach, los bosques frondosos y húmedos; todo ello contrasta de una forma algo dolorosa con las calles contaminadas de Tokyo, los trenes abarrotados de gente, los pasillos de la universidad y los restaurantes sin asientos libres. Y sin embargo, hay algo que subyace, que permanece entre todo ello y no muere pisoteado por los miles de pies de una marea de gente: la soledad, presente en todas las páginas de Tokio Blues. Porque, al fin y al cabo, esta es la búsqueda de la comprensión, de la identidad, de la felicidad y Murakami cumple lo que otros han prometido en su nombre: Tokio Blues es lágrima, es opio, es música, es fragilidad y recuerdo. 

- A nadie le gusta la soledad. Pero no me interesa hacer amigos a cualquier precio. No estoy dispuesto a desilusionarme -aclaré-

Y es que es a partir de un recuerdo como conocemos a personajes como Naoko, Reiko, Midori o el propio Watanabe, grabados a fuego no sólo en la mente de éste sino también en la nuestra desde el mismo momento de su aparición. Todos ellos no se libran de una complejidad brutal, matices, luces y sombras envolviendo no sólo el escenario sino también sus personalidades, tiñendo sus decisiones e impregnando sus actos. Pero no es la trama lo único que atrapa. A pesar de que ésta ya tiene fuerza de por sí, sólo puede verse mejorada por una serie de reflexiones esparcidas a lo largo de la novela, casi como quien no quiere la cosa pero de una forma transversal, vertebrando el argumento, conectando todos los elementos, incluyéndose entre ellos al lector. 

"Imaginé que el hombre antes de morir se había encogido todavía más. Y luego, en el crematorio, su cuerpo había ardido y no habían quedado de él más que cenizas. ¿Qué dejaba atrás? Una triste librería en un triste barrio comercial y dos hijas de las cuales al menos una era un poco excéntrica. ¿Qué tipo de vida era esa?"

La narración fluye tranquila y pausadamente, sorteando el aburrimiento perfectamente. Engancha de una manera poco usual e incomprensible, pues es de estas novelas en las que de vez en cuando surge la idea falsa y engañosa de que no está ocurriendo nada en ella. No os dejéis llevar por ella porque Tokio Blues tiene mucho que contar. En mi caso, no quise terminarlo rápido a pesar de lo que me estaba gustando, sólo quería disfrutar cada palabra. De forma extraña y curiosa, me he encontrado a mí misma echando de menos el "universo Murakami". No a los personajes ni la historia en sí, sino su mundo en general. Casi no sé ni cómo explicarlo. Quizá sea la diferencia cultural existente entre él y yo - que me llena de curiosidad -, o puede que simplemente se deba a que sabe escribir bien y transportar a donde sea a cualquiera que se atreva a leerle. Pero Murakami atrapa y no nos suelta al terminar el libro, sino que ahí sigue, en la recámara, esperando a que pisemos una librería para atacar. 

En conclusión, una novela con mucha fuerza y potencia bien aprovechadas, personajes memorables, un ritmo más bien lento (aunque no pesado) y la inevitable conexión con Murakami.  Al pensar en Tokio Blues resuenan los Beatles y su música no puede sino teñir el recuerdo de una historia de amor, muerte, desesperación y lujuria. 

22 comentarios:

  1. ¡Oh dios me he enamorado de tu reseña! Te ha quedado TAN bien. Ojalá yo me expresara así.
    De Murakami no he leído nada pero quiero hacerlo, no se bien los libros que tiene pero miraré a ver.
    En cuanto a Tokio Blues me ha llamadola atención. Me gusta porque se ve que tiene personajes complejos ya que mencionas que hay muchas reflexiones y que no todo es color de rosa. Me ha llamado también la atención eso que comentas de que al principio puede parecer que no esté pasando nada pero que en realidad no es así.
    En fin, tengo que leer algo de este hombre.
    Gracias por la reseña.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Y sí, tienes que leerlo :D

      Eliminar
  2. Lo tengo pendiente, tanto el libro como al autor que aun no leí nada suyo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Es uno de mis eternos pendientes, me muero de ganas de leerlo
    besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Tengo muchas ganas de empezar con este autor, pues me llama mucho la atención, así que ojalá me pueda poner pronto con él :).

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  5. Hola cielo, no conocia este libro pero me dejaste con ganas de leerlo. besos

    ResponderEliminar
  6. Yo estuve a punto de comprarlo en la feria del libro pero no me alcanzo el dinero! apenas tenga un poquito no lo dejo pasar :)

    saludos!

    ResponderEliminar
  7. Lo has pintado tan bien que ahora no me puedo resistir a ir y comprármelo

    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Te ha quedado muy bonita la reseña. Lo tengo pendiente así que es cuestión de tiempo que me toque el turno.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Todo el mundo me habla maravillas de él pero todavía no he tenido la oportunidad de leerlo. Espero poderlo empezar pronto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Hola Elena. Me encanta saber que te ha gustado este libro. Soy una apasionada de Murakami y de su forma de mezclar fantasía con realidad (Tokio Blues yo creo que es de las pocas novelas normalitas suyas, en el sentido de que es una historia sin toques de ficción). Yo emepcé con "Kafka en la orilla", te lo recomiendo encarecidamente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acababa de ver en tu blog que te gusta mucho Murakami. Y yo pensando: ¡qué casualidad! Definitivamente tengo que leer más de este hombre así que probaré con Kafka en la orilla, ya que me lo recomiendas tú :)
      ¡Un beso y gracias por comentar!

      Eliminar
  11. Quiero probar a leerlo,haber que me parece.
    Besos ♥

    ResponderEliminar
  12. Tengo muchas ganas de leer a Murakami :3
    Y amé tu reseña, me dio muchas ganas más. Amo los libros que se terminan extrañando y me gustaron mucho las citas que pusiste.

    Besos y te sigo :3

    ResponderEliminar
  13. Hola, amé Tokio Blues!!! Mi pregunta es la siguiente, hay una continuación del libro, o todos son distintos?
    Gracias :)

    ResponderEliminar
  14. Hola, amé Tokio Blues!!! Mi pregunta es la siguiente, hay una continuación del libro, o todos son distintos?
    Gracias :)

    ResponderEliminar
  15. Aún no termino el libro pero, como bien dices, quiero devorarlo y a su vez, saborear cada una de sus páginas. Es el 3er. libro de Murakami que leo y he quedado atrapada en el. Reseña extraordinaria! Si no has leído a Murakami, debes hacerlo pronto!!!

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. es muy bueno me encanto este libro me devore las paginas voy a ir a comprar otro libro del mismo autor alguna sugerencia ?? la reseña genial

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. Hola, amé Tokio Blues! pregunta, hay una continuación del libro?
    Gracias :)

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.