02 abril, 2014

Los Justos, Albert Camus

Los Justos · Albert Camus · Editorial Alianza · 60 pgs. · Sinopsis

Tras leer El extranjero, Camus es uno de esos escritores que no se olvidan, que hacen que sientas el deber de seguir leyéndoles. Los Justos se trata de una obra de teatro en la que, de nuevo, la maestría de Camus es innegable. En ella se plantea el debate moral y ético de un grupo de terroristas en la Rusia pre-revolucionaria que, a lo largo de las páginas vocifera, susurra, sufre y no deja de dialogar sobre dónde está el límite de la legitimidad de un asesinato. ¿Es siempre matar un acto maligno? ¿La justicia está por encima del amor, del bien y del mal? 

La obra es un constante devenir entre lo abstracto de la idea y lo concreto de la realidad en la que la precisión de esta idea queda o no patente. Es decir, el continuo uso de eufemismos, el cuidado que los personajes imprimen en la elección de sus palabras es una muestra de lo complicado que puede resultar establecer si el acto de matar es siempre maligno. No es lo mismo decir "ejecución" o "asesinato" que "operación" o "misión", y los personajes se cuidan mucho de no nombrar a las cosas de cierta manera para no poner en compromiso la legitimidad de lo que se proponen hacer. 

En estas reflexiones morales en las que se ven envueltos los personajes durante toda la obra pueden verse dos opiniones totalmente contrapuestas, representadas por dos personajes diferentes. Kaliayev es esa idea romántica e idealista del sacrificio - literalmente, sacrificarse - por la revolución, de la necesidad de morir por la causa. Stepan, por el contrario, es la idea de venganza, de "el fin justifica los medios", de sacrificio moral del individuo: para él la justicia está por encima de todo y de todos. Estas dos posturas se enfrentan en la obra, que se desarrolla rápida, casi efervescente, para presentarnos finalmente la historia de un fracaso, de la derrota de todos y cada uno de los integrantes de esta célula terrorista, especialmente en el caso de una de ellos: Dora. Es a ella a la que le asaltan las dudas, los sentimientos como individuo y no como instrumento de la sociedad, aquello a lo que se ven obligados a ser, aquello a lo que se reducen al aceptar que tienen una función para con ella: el individuo debe desaparecer bajo la piel de una idea.
 

"Yo no lo mato a él, mato al Despotismo" - Kaliayev
"Si me encontré a la altura de la protesta humana contra la violencia, que la muerte corone mi obra con la pureza de la idea." - Kaliayev

Camus nos sitúa entre la espada y la pared - a nosotros, y sus personajes - y, en definitiva, nos pregunta: ¿es legítimo sacrificar nuestra propia vida, o la de los demás, por una idea? Su respuesta es que "la vida humana está por encima de cualquier proyecto político", que el amor del otro, que lo concreto, se impone inevitablemente sobre lo abstracto. Filosofía pura en unas pocas páginas de teatro. 

6 comentarios:

  1. de este autor quiero leer el extranjero :) ahora me apunto este tambien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El extranjero es magnífico. Se lee en nada y se queda para siempre.

      Eliminar
  2. Por ahora no me llama mucho.. Pero no digo NO.. siempre hay un momento en que uno cede y le apetece leer otras cosas n.n
    saludoss

    ResponderEliminar
  3. Camus fue uno de los motivos por los que me decidí a estudiar filosofía....
    De sus libros recomiendo "La caída".
    Un saludoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿estás estudiando la carrera de Filosofía? Y el año que viene la empiezo, que tengo unas ganas impresionantes (no sé por qué te cuento mi vida, pero me ha hecho ilusión encontrar a alguien que la esté estudiando).
      Muchas gracias por la recomendación!
      Un beso :)

      Eliminar
  4. Muy bonito el blog. ¿Podrias resolverme una duda? Como haces para quedespués de un post, te salga: ...................(símbolo)........................
    He visto eso en algunos blogs y me gustaría poder hacerlo.
    Si no puedes cobtarmelo no te preocupes ;)
    *Rosa*

    ResponderEliminar

No pongas SPAM y a lo mejor visito tu blog. Ponlo y no lo visitaré nunca.